Rosario tomada por la violencia mortal y la droga – Por Ricardo Marconi

📜 El Rompecabezas de la Muerte en Rosario – Por Ricardo Marconi

Rosario tomada por la violencia mortal y la droga

 

La Federal Bureau of Investigation (FBI), mientras transcurría la gestión de Eduardo Duhalde, incrementó su percepción sobre fallas de la seguridad territorial de Argentina.

El FBI, -fundado el 26 de julio de 1908 por el procurador Charles Bonaparte-, en ese tiempo admitió que, en nuestro país, se había intensificado la actividad ilegal de grupos mafiosos vinculados al narcotráfico, los que operaban con casi total impunidad, ya que consideraban a las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, así como a la ciudad de Rosario como zonas tomadas.

Duhalde, tras considerar debidamente tal circunstancia convocó –al producirse el 25 de enero de 1997 el crimen del fotógrafo José Luis Cabezas y para presionar, según trascendidos, a la Policía Bonaerense-, en su despacho de La Plata al jefe del FBI para América del Sur, el texano Carlos Fernández (a) “Robert”, quien llegó a la convocatoria acompañado por dos diplomáticos, uno perteneciente a la Embajada de Montevideo y el restante a la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires.

 

Aporte técnico

Luego de una extensa reunión, la agencia norteamericana acordó aportar aparatos técnicos para detectar huellas dactilares en superficies calcinadas, así como para analizar los proyectiles utilizados para ejecutar al fotógrafo. “Robert” se llevó un video con los detalles del caso, que incluían la autopsia de la víctima.

Del cónclave también participó el comisario (RE) José Scopa, mientras que el titular de la Secretaría de Inteligencia (SIDE), Hugo Anzorregui, se convirtió en un nexo entre los investigadores de la Presidencia y los de Duhalde.

Es necesario subrayar que el FBI no sólo ayudó por ser convocado, sino que lo hacía también para que este tipo de bandas asesinas no crecieran y lograran introducirse en EE.UU., ya que se dedicaban, fundamentalmente, al robo de autos y camionetas y presumiblemente tenían conexión directa o indirecta con el atentado a la AMIA.

 

Pedido de entrevista

El director general del FBI, Louis Freeh le solicitó al presidente Carlos Menem, una entrevista, en momento en que el argentino llevaba adelante una gira por Europa, encontrándose en esos días precisamente en Davos, Suiza.

El director general del FBI, abogado, de 46 años estaba catalogado a nivel internacional como un genio de la investigación criminal e, incluso, me dicen, llegó a dialogar con Menem sobre la investigación del caso IBM-Banco Nación, cuestión por la cual la organización norteamericana, tras el diálogo, habría insertado a dos agentes que tenían la misión específica de entrevistar al juez Juan José Galeano.

El ex presidente Eduardo Duhalde y su esposa Hilda “Chiche” Duhalde

Duhalde, acompañado de su esposa Hilda Beatriz “Chiche”, en 1996, se reunió en Washington con la Drug Eforcement Agency (DEA), con el Departamento de Estado, representado por el diplomático Jeffrey Davidow, una traductora de apellido Braun –aunque Davidow hablaba español-, y el ex titular de Interior José Luis Manzano, que se “coló” en la convocatoria.

Luego Davidow condujo a Duhalde en una recorrida por la Oficina Internacional Criminal Justice, a cargo de Roger Rodgers, encargado de coordinar a agentes del FBI en las delegaciones diplomáticas norteamericanas a nivel mundial.

 

Nueva estrategia

De esta manera, en la década de los 90, el FBI iniciaba una nueva estrategia global, consistente en abrir delegaciones en varios países para enfrentar la amenaza de organizaciones terroristas pro islámicas y como resultante se incrementó el número de agentes de 70 a 129, incluyendo en la nómina a Buenos Aires, Bogotá y Lima, considerados, los dos últimos, paraísos del tráfico de drogas. En principio, el área fuerte de la organización era la búsqueda de miles de fugitivos internacionales.

La introducción de la temática del tráfico de drogas y su antigua relación de organismos como el FBI y la DEA, sirven para remarcar que no ha calado hondo en nuestro país como para reducir el desarrollo de esa calamidad en Argentina.

Por el contrario, no se le escapa a nadie que Rosario es sinónimo mundial de violencia, plomo y muerte, al punto tal que ha superado todos los anteriores índices de criminalidad,

Sin descanso, las bandas de traficantes diariamente en este año incrementan su estela de homicidios, femicidios, robos calificados, robos, balaceras, extorsiones, delitos complejos, violencia social y de todo tipo que se le ocurra al lector, ya que los delincuentes, en Rosario, no se privan de nada y por lo que se nota, no se toman vacaciones.

El último recuento estadístico de cadáveres daba un promedio de 1 asesinato cada 20 horas y cuando es abatido un sicario, ya es de dominio público que “otros presentarían su CV para reemplazarlo a los jefes de las bandas”, según trascendió irónicamente en los medios.

 

La conexión investigada

Al momento de colocar una nueva pieza en nuestro rompecabezas semanal y mortal en Rosario, el magistrado federal Carlos Vera Barros procesaba a 4 hombres por integrar una organización dedicada al contrabando de 1.434 kilos de cocaína de exportación y máxima pureza, que habían sido repartidos entre 3 contenedores de maní que partieron del puerto de nuestra ciudad, descubiertos hace dos meses en Brasil y en Países Bajos.

Juez Carlos Vera Barros, titular del Juzgado Federal N° 3 de Rosario

Los procesados son los camioneros Rodrigo Larrea y Marcos Fabián Fernández, junto al maquinista Gonzalo Pacheco y el supervisor de los contenedores de la plazoleta fiscal del puerto rosarino, Marcelo Maldonado, según se conoció públicamente.

Larrea, Fernández y Pacheco viven en Rosario y se les dictó prisión preventiva y un embargo por 500 mil pesos, mientras que Maldonado reside en Alvear. Un quinto individuo, comprometido en la millonaria maniobra está prófugo.

 

La maniobra ilegal

Larrea, por primera vez ingresó al puerto el 24 de junio y en su segunda entrada, como en el primer caso, conducía el camión patente ELV 357. El 30 de junio y Fernández hacía lo propio con el camión dominio CIO-196.

Larrea, con su vehículo tomó posición ante un contenedor que había sido colocado en un “punto ciego” y permaneció alrededor de 20 minutos, mientras que el camión de Fernández fue detenido por su conductor a metros del de Larrea y el contenedor. Maldonado, que había ingresado con un tercer vehículo, fue detectado cuando el contenedor MSKU 1505076 fue colocado a nivel del suelo sin que hubiera una motivación precisa y, esa misma noche, Maldonado estuvo en la plazoleta fiscal, en cercanías del contenedor para –posiblemente-, tomar conocimiento sobre el movimiento de cargas que serían registrados en los controles.

Las investigaciones, luego permitieron constatar el movimiento de un contenedor en un punto ciego, entre las calles 2 y 3 de la plazoleta, según trascendió y es aquí donde vale mencionar que Pacheco, en el puerto, era el encargado de conducir el autoelevador que permite mover contenedores.

 

Los procesados del juez Charvay

El Juez federal de Campana Adrián González Charvay ya había procesado  a 8 acusados de  integrar una red internacional que intentaba  traficar a España más de 1.708 kilos de cocaína, los que fueron camuflados en expeler de maní-, y secuestrados de un galpón  de Empalme Graneros, en Rosario, mientras, según trascendió, era monitoreada por la DEA bajo la denominación de Operación Rosario-Dubai, en el marco de una indagación  en la que estaba siendo investigado un peso pesado del tráfico internacional, conocido en el conurbano bonaerense: José “Tano” Sofía, quien amenazó de muerte a la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado.

En 60 días circularon, por nuestro medio 3.142 kilos de cocaína de primera calidad, según los “exportadores ilegales”. Los kilos de cocaína fueron detectados con el packaging de las marcas “Suprema” y “Louis Vuiton”.

 

Seguir desde aquí el control

El cargamento ubicado en Génova al 2.400 de Empalme Graneros –a dos cuadras del puerto-, estaba en bolsones, color negro, de 1.000 kilos cada uno y fueron detectados bajo la modalidad “Rip Off”.

Primero habían sido enviados 568 kilos en una carga de maní, en el conteiner MSKU 1505076 a Amsterdam, con previas paradas en los puertos de Zárate y Santos, siendo detectada la cocaína en Brasil, debido a que los precintos legales habían sido cambiados.

El segundo cargamento fue de 866 kilos, los que circularon   en los contenedores CAIU 8819455 y MEDU 8752136, con destino final Rotterdam., donde se halló la carga, que había sido colocada entre el 24 de junio y el 2 de julio por los choferes y un componente de la gavilla prófugo.

 

El cónclave de Sofía

En la Oficina de Resguardo de la AFIP, del puerto de Zárate habría tenido lugar una reunión el 6 de agosto de 2021, oportunidad en la que José Damián Sofía llegó a la dependencia y le habría explicado a su interlocutor el negocio de exportación de harina que planeaba llevar adelante junto al serbio Bodo Ratkovic, quien minutos después se sumaría al cónclave.

El cargamento de harina permitiría esconder cocaína y su interlocutor, precisamente, no era un funcionario infiel de la AFIP, sino, casualmente, un agente encubierto de la Policía Federal.

Ratkovic, días después de la reunión descubrió que en su camioneta Volkswagen Amarok le habían colocado un rastreador satelital y el serbio sospechó de Sofía, al que conoció a través de la colombiana Mónica Liliana Gutiérrez Valencia. La víctima del rastreador sospechó de Sofía de que lo quería seguir para mejicanearlo.

Luego se enteró que, sorpresivamente, Sofía desapareció de la Causa 7617/2021, del juez de Campana. El negocio arruinado lo salvó a Sofía de caer en una denominada Operación Promesas del Este en el trascurso del mes de abril pasado, en el que fue apresado Ratkovic, la colombiana y otros 7 cómplices, a los que se les secuestró 170 kilos de cocaína en un contenedor lleno de maíz que partía a España.

El juez Charvay, detuvo a Sofía junto a su hijo Gastón y lo embargó por 700 millones de pesos.

Me dicen que Sofía había estado relacionado con una causa de robo en Lomas de Zamora y en otros por tráfico de drogas y 3 de cohecho en Morón, a lo que hay que sumar otra investigación por lavado de activos en Chaco y, como si fuera poco, un doble homicidio en Moreno.

Se dicen insistentemente que tenía contactos con el narco lavador de activos Diego Gustini, asesinado en 2019. El 24 de noviembre de 2004, la policía secuestró 2 kilos de cocaína en el Shopping del Abasto, por una causa que se le abrió a Sofía en el Juzgado Nº2 de Morón, al que se lo detuvo el 27 de noviembre de 2006. Otro de los componentes de su “orga” era Diego Alejandro Disipo, radicado en el este del conurbano, donde tenía asiento su banda. Había sido arrestado a pedido de la Fiscalía Antimafia de Trento (Italia), donde se lo consideraba de tener contacto con la Narangheta, la mafia calabresa.

A Sofía también lo acusaron de intentar sobornar a policías que lo detuvieron en 2006, pero al tener que declarar, los policías perdieron la memoria.

Por la causa del Abasto Shopping, el juez dictaminó para Sofía 6 años de prisión, pero el 5 de agosto de 2010 el Tribunal federal Nº 5 de San Martín lo absolvió a la totalidad de los acusados por considerar que las escuchas no eran fundamentales.

Tras 10 años de iniciada la causa del Shopping del Abasto, un nuevo anónimo apuntó a la responsabilidad de Sofía, al que se lo acusó de movilizarse  en un Mercedes Benz negro y de vivir en Moreno, a la vez que se mencionaba  a su socio Juan Manuel Lorenzo, con lo que arrancó el expediente judicial 4879/2014, en el Juzgado Federal Nº 3 de Morón, pero, una vez más, la causa fue cajoneada, aunque una derivación de la misma habría concluido con la Operación Trabajo contra la mafia calabresa y Diego Sipio  fue detenido.

Vale recordar que la jueza Arroyo Salgado recibió una amenaza en uno de los teléfonos de su juzgado presuntamente por parte de Sofía y el juez federal Nº 2 Isidro Lino Mirabelli procesó al mismo con prisión preventiva por el delito de coacción doblemente agravada y dirigido contra un miembro de los poderes públicos.

El 4 de febrero de 2020 la Sala I de la Cámara Federal de San Martín dictó la falta de mérito, pero Mirabelli lo volvió a procesar en octubre de 2021, pero sin prisión preventiva, tras lo cual la causa se elevó a juicio a principio de 2022.

 

La naturalización de la violencia         

En Rosario la falta de respuestas suficientes por parte del Estado santafesino ha naturalizado la problemática de la violencia, que alcanza a diversos ámbitos, ya que, como hemos enunciado, no es solo la expansión de la droga.

Es evidente que también estaría influyendo la interna policial y la presencia de funcionarios y sus esposas –como el caso Corbellini-, quien fue imputada de ordenar ataques a balazos para cobrar préstamos y el juego clandestino, que provocó un fuerte impacto político y, además, la pérdida del control político de la policía, entre otras cuestiones no menos graves y provocan como consecuencia cambios abruptos y continuados de jefes policiales.

En el último semestre hubo 798 denuncias por extorsiones y más de 400 balaceras al 7 de agosto pasado, donde hay 3.143 efectivos federales, de los cuales 756 están abocados a la prevención y a ello se le suma una Mesa de Análisis Criminal que centraliza la información de las 4 fuerzas federales y de los centros de monitoreo del 911, a lo que se agregan 1.500 cámaras del municipio.

Sin embargo, no se han podido controlar los enfrentamientos con resultado de muerte entre bandas, los que se habrían incrementado en un 89%.

 

Escalas preocupantes

Los analistas en temas de seguridad saben desde hace mucho tiempo que Argentina es el 3º país exportador de droga de América, donde el negocio tiene escalas: Exportación de cocaína a gran escala apaíses de América del Sur, cocinas de drogas planificadas, presumibles ventas millonarias de droga en la provincia y el narcomenudeo con lo que queda a nivel residual.

La temática de la seguridad de Santa Fe, ya es tema que sigue a diario todo el país y cada mañana, fundamentalmente el rosarino, toma debida cuenta de las estadísticas como indicador social de máxima gravedad. Es que diariamente las muertes no bajan de dos cada 24 horas promedio y no podemos dar una cifra final al momento de esta columna, ya que estamos seguros de equivocarnos con un número menor al que corresponde.

La indiferencia institucional y administrativa por políticas erradas ha detonado el crecimiento de la marginalidad, en el marco de un impiadoso contexto de una población descapitalizada, empobrecida y hundida en una degradación que no puede resolverse de la noche a la mañana en base a propuestas demagógicas que nadie cree.

Los habitantes de Rosario se sienten impotentes viendo que no hay respuestas eficaces puestas en vigencia por quienes han sido votados para cumplir esa función en los distintos estamentos del Estado en sus tres poderes para, al menos, reducir al mínimo la marginalidad y la inseguridad que –auguran los especialistas-, puede dejar una cifra final de cerca de 300 cadáveres antes del 30 de diciembre próximo en Rosario si se mantienen los números mensuales de homicidios.

 

————————————–

*Ricardo Marconi es Licenciado en Periodismo y Posgrado en Comunicación Política

Viene de acá: El Reino Unido desclasificó secretos sobre el traslado de armas nucleares a las Islas Malvinas

Continúa aquí: La búsqueda de desaparecidos no se detiene en Santa Fe

Regular las apps para el transporte público está en el comienzo de la agenda

🚖 Los servicios brindados por colectivos, taxis y remises, se fueron deteriorando con el paso del tiempo. Varias gestiones...

El crimen organizado abandonó la marginalidad para hacerse del poder – Por Ricardo Marconi

📜 El Rompecabezas de la Muerte en Rosario - Por Ricardo Marconi El crimen organizado abandonó la marginalidad para hacerse...

Piden poner Lionel Messi y Ángel Correa a calles de zona sur

🏦 El proyecto de Silvana Teisa sugiere el nombre de Ángel Correa a la calle Copahue entre las calles...